Todo es del Señor

todo

¿Quién me ha dado algo para que tenga que pagárselo?
, Todo lo que hay debajo del cielo es mío. (Job 41:11 NTV)

Me ha impresionado como Dios habla de maneras distintas día tras día, a medida que voy creciendo, o envejeciendo, mi sentido se ha agudizado a escuchar su voz, sabemos que todo nos habla de él, que se nos ha revelado en lo general, como en la creación, y en lo especial, como su Palabra. Y en este sentido, el mes de enero fue la oportunidad de encontrarme con el libro de Job, de aprender lo que Dios estaba mostrando en mi vida. Me sorprendí al saber que muchos de los cuestionamientos que me atormentaban, los encontré en las hojas Job, el libro que nos habla de la soberanía de Dios.

Y todo esto me lleva al versículo que se encuentra el el principio. ¿Qué le he dado a Dios? ¿Qué le has entregado tu para que él esté en deuda contigo?

Él dijo que a los que le aman no tendrán necesidad de ningún bien (Sal 24:10), y esto es verdad; que haremos cosas más grande que él en su nombre (Jn 14: 12) también es verdad. No pongo en duda lo que ha dicho, no pongo en duda las promesas, he visto con mis propios ojos cumplirse muchas de estas, y sé que Dios es fiel, lo que Él dijo lo cumplirá, pero ¿esto nos da alguna facultad de exigirle algo?

En el mundo cristiano, hay muchos que dirán que si, he escuchado repetidas veces que debemos luchar por las bendiciones, que quizás habrá que declarar para que se cumpla, que Dios nos buscó porque vio en nosotros un potencial que nosotros no vemos, que para pedir a Dios hay que recordarle sus promesas.

Tomar esta actitud nos hace tomar un lugar que no nos corresponde, Jesucristo es el Señor, siempre lo ha sido, no se hace el Señor de tu vida después de una oración, él es Señor por sobre todo y todos (Fil 2:11) y esto le da el derecho, la potestad, la autoridad de hacer lo que quiera con nosotros (Mt 28:18). ¿Suena raro?, ¿Suena crudo? ¡Claro que si! porque nos creemos dioses intentando implantar un reino ácefalo, pero es cosa de conocer un poco de historia para saber a quienes se les llamaba señor y se sorprenderán del poder que aquellos, que sólo eran humanos, tenían.

Le hemos perdido el respeto a Dios, nos quedamos con la típica frase de que debemos tenerle temor a Dios (Prov 9:10), pero no de ese temor que es miedo, si no respeto… y que quiere que le diga, eso es acomodar la escritura… a Dios hay que temerle.

¿Cómo hemos sido capaces de minimizar sus atributos?, ¿Cómo hemos podido pasar por alto todos los pasajes donde se muestra tal cuál es?. Podrá decirme que Dios es AMOR y claro que lo es, y el apóstol Juan nos dice que el perfecto amor echa fuera el temor (1 Jn 4:18) y esto no lo dudo, pero también recuerde que a Moisés sólo le mostró su espalda para que su santidad no lo hiciera caer muerto. Decimos que Él es el todo poderoso, pero sólo lo creemos cuando tenemos problemas. Les recuerdo que aún cuando pecamos Él sigue siendo todo poderoso, omnipresente, justo, inmutable.

¿Qué le hemos dado ha Dios para que él esté obligado a respondernos?, ¿a bendecirnos?, ¿a amarnos?

  •  Mi vida. ¿En serio? ¿A caso no le amamos, porque él nos amó primero? (1 Jn 14:19) Aún cuando le hayamos entregado nuestra vida, esto es una respuesta a su llamado (Mt 16:24). Por otro lado, ¿Qué valor tiene TU VIDA sin Cristo? ¿Vales más que la de tu vecino? ¿Más que la de un ladrón? ¿Más que un pedófilo? No hermano/a, nuestro valor no se basa en la autoestima egoísta que nos alimentan desde que nacemos, nuestro valor está, reside y es CRISTO.
  • Le doy mi tiempo, mi ofrenda, mi diezmo.  está bien hacerlo… pero recuerde que Dios es autosuficiente, no necesita nada ni a nadie. Si nos congregamos, si oramos, si aprendemos de Él, si le pedimos y descansamos, es sólo una respuesta a su amor en Cristo. Es Él quién ha salido a nuestro encuentro, quien ha cambiado nuestro corazón. Si le buscamos es porque él pone en nosotros la necesidad de su presencia, si creamos canciones, el pone la creatividad y el talento. Nada hay que no hayamos recibido( 1 Cor 4:7), Dios no es deudor de nadie, si nos bendice es porque Él es grande en gracia y misericordia. No olvidemos que todo le pertenece, todo, no un 10% de mi sueldo, no una hora de mi vida el día domingo. INSISTO, ¡Todo le pertenece! Y es esperanzador pensar en esto, porque podemos descansar que en Dios, quien nos dará y hará lo mejor para nuestra vida, no como papá Noel que premia una vez al año por portase bien. Si no como un padre amoroso que cuida de su creación, aún cuando esta este caída.

Saber esto me hace confiar en que nada puede evitar que Dios haga su perfecta voluntad, si él quiere nos dará o quitará el trabajo, si él quiere me dará un nuevo día de vida o me llamará a su presencia. Dios no se equivoca, no cierra sus ojos y Satanás hace lo que quiere, Dios sabe cuantos cabellos tenemos y cuantas estrellas hay en el firmamento… y todo hace para nuestro bien (Jer 32:41).

No piense que hablo de conformismo, al contrario, debemos esforzarnos y dar lo mejor de nosotros, debemos permanecer en él, estar en Cristo, cumplir su palabra, nuestra vida debe ser santa y recta delante de sus ojos.

Sólo quiero usted comprenda lo que está carcomiendo mis entrañas, que EL SEÑOR ES SOBERANO, Dios hace como quiere, cuando quiere y donde quiere. Él es nuestro dueño, no nos debe nada, y si nos colma de su paz y bendición es sólo por su infinito amor.

Finalmente en el final del libro de Job, Jehová restituye todo lo que había este hombre perdido, le entrega más de lo que alguna vez tuvo, y ¡si!… Dios restituye ¿En lo inmediato como a Job? puede ser, no lo sé, pero nuestra mirada no debe estar en lo que perece, en lo que la polilla come, debemos estar dispuestos a permanecer aún cuando lo perdamos todo, o lo ganemos todo en la tierra, no olvidemos nunca que Dios restituyó nuestra relación con él, levantó nuestra naturaleza caída en los hombros de Jesús y aquellos que como yo éramos gentiles fuimos adoptados como hijos. Nos dio una vida que no merecíamos y un futuro que no nos pertenecía, y en la gloria futura nos dará la plenitud de su presencia.

¿Quién me ha dado algo para que tenga que pagárselo?
 Todo lo que hay debajo del cielo es mío.

Dominique
Acerca de

Dominique nació en Chile, en 1989, pertenece a la Iglesia Cristiana Fuente de Restauración. Bajista en Adorándote.

  • Wow! qué buen artículo de la soberanía de Dios y es mejor cuando lo lees escuchando la canción “Creador” que está en el sidebar. Bendiciones!

    • JeanPaul

      Gracias,
      Dios te bendiga.

  • rodrigo

    gracias muchas gracias por tu mensaje